Superar el estancamiento de peso

En las primeras semanas de un régimen de dieta, podemos ver que la pérdida de peso es sumamente exitosa y luego comenzamos a experimentar un descenso en el ritmo con el que nuestros cuerpos pierden peso.

Cuando la gente comienza un programa o dieta para bajar de peso, generalmente experimenta el mismo resultado y esto se debe a que la mayoría de las dietas y programas para bajar de peso están diseñados (o son creados) para ofrecer esa “píldora mágica para bajar de peso rápidamente”.

 

Tristemente esta pérdida de peso acelerada es sólo un espejismo temporal y muchas veces con graves consecuencias para nuestra salud. Conseguirás perder peso muy rápidamente durante las primeras cortas semanas, pero después, descubrirás de repente que la báscula ¡no disminuye más! ¡Tú no perderás más peso de lo que perdiste hasta ese momento! Haz llegado de golpe a una situación comúnmente conocida como “estancamiento o meseta” de pérdida de peso.

En estas situaciones, el único remedio es una revisión completa de tus hábitos alimenticios y estilo de vida.

¿Pero he seguido mi plan y dieta con rigor?

Claro, probablemente has hecho la misma rutina de ejercicios (incluso más fuertes), has comido los mismos alimentos una y otra vez tal como lo indica tu dieta que te resultó exitosa durante esas primeras semanas de éxito (cuando bajabas de peso aceleradamente) pero…

Resulta que una de las maquinarias más perfectas de esta Tierra (nuestro cuerpo), se ha acostumbrado a tu dieta y rutinas de ejercicio, cuando llega a pasar esto, tus métodos de pérdida de peso dejaron de obtener cualquier resultado sostenible (en el mejor de los casos.

Tu cuerpo se ha puesto en alerta!

Si quieres ir más allá de este punto, tienes que cambiar tu dieta y régimen de ejercicios.
Aquí están dos métodos que tienes que seguir para salir de la meseta de pérdida de peso.
Quemar grasa comiendo1. El contar las calorías no es el modo correcto a seguir: Cuando tú cuentas tus calorías lo que en realidad estás haciendo es limitar el consumo de ciertos alimentos y nutrientes y alterando tu metabolismo de forma anormalmente bajo.
Cuando comes alimentos bajos en calorías, no hay ningún incentivo en tu cuerpo para aumentar el ritmo metabólico ya que no hay mucho que “quemar”, sólo unas pocas calorías.El obvio resultado es que tu ritmo metabólico permanece siempre en un nivel muy bajo y con un ritmo metabólico bajo, ¡Tu cuerpo NO QUEMA GRASA!

A fin de quemar la grasa y bajar de peso con éxito, te tienes que olvidar por completo de contar calorías y comer lo suficientemente bien para que tu cuerpo se vea obligado a aumentar su ritmo metabólico a un nivel alto.
Tu cuerpo necesita combustible para quemar grasa y este combustible sólo podrá obtenerlo en los alimentos. Necesitas encender el “horno” natural de tu cuerpo, tu Incinerador de Grasa como lo llama el buen Rob Poulos.
Ahora, no se trata simplemente de comer más, por eso te recomiendo…

Ejercicio para bajar de peso2. Entrenamiento más intensivo: Si has estado evitando hacer ejercicio, o haces sólo ejercicios ligeros, entonces vas a tener problemas para perder peso. La pérdida de peso sólo es posible si realizas rutinas de ejercicio y estas rutinas se incrementan día a día. En vez del miedo que tienes de hacer ejercicio, trata de amarlos. Los ejercicios son otro modo potente de aumentar tu ritmo metabólico.

Siguiendo estos dós sencillos consejos, lograrás superar la meseta en la pérdida de peso, estarás más saludable y serás más feliz.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *